Practica pilates sin aparatos costosos

Seguramente hemos visto por la televisión o conocemos a alguien que ha hecho pilates y nos presume su abdomen plano, sin esas incómodas llantitas que hacen que la ropa no nos quede como antes. Y tal vez pensemos que claro, como esa persona tiene la manera económica de ir a un gimnasio o hacer pilates con todos esos aparatos tan costosos que nosotros no podemos alcanzar, pues puede que nos desanimemos.

Sin embargo la realidad es otra: si nos encontramos en nuestra situación es porque queremos seguir así, ya que el hacer ejercicio o el practicar pilates no es algo costoso, porque de hecho podemos practicarlos desde el hogar, con herramientas que podemos hacer en casa.

En el combinar los ejercicios está la clave

El método pilates exige un esfuerzo muy amplio, además del saber cómo es que debes respirar para aprovechar más la oxigenación de tu cerebro. Es por ello que con una sencilla sábana en el suelo puedes combinar las actividades físicas, no es necesario el que te compres una colchoneta especial que te costará tanto dependiendo de la calidad de la misma.

Cierto, algunas actividades de pilates te exigirán aparatos como una pelota, reformer, silla, barril, entre otros, pero puedes prescindir de esos ejercicios mientras comienzas a trabajar en otras partes de tu cuerpo.

Ten en cuenta, primeramente, que en un inicio los pilates fueron diseñados para hacer ejercicio en el suelo, para personas que estaban en un campo de concentración militar por lo que no se contaba con los aparatos que hoy tenemos para practicar pilates. En este sentido, el suelo es el centro principal de los pilates y la mente la que mueve al cuerpo y no al revés. Eso de los aparatos llegó después, con la evolución del método, lo cual no quiere decir que si no usamos esos aparatos nuestros ejercicios sean obsoletos, para nada.

Principios fundamentales del pilates puestos en práctica

Con una sencilla manta en el suelo que amortigüe tu espalda es que puedes practicar pilates, pues no se trata de nada más que la reiteración de unos cuantos ejercicios, claro, sin forzar tu cuerpo ni tus músculos, para no afectarlos. 

Por otro lado, es normal que si vas a hacer pilates por primera vez, te canses a los primeros ejercicios, pero con la práctica notarás que poco a poco tu cuerpo estará resistiendo mayor actividad. En este sentido es necesario que no olvides los principios fundamentales del pilates:

  • Alineamiento
  • Centralización
  • Concentración
  • Control
  • Precisión
  • Fluidez
  • Respiración

Claro que estos principios no tienen que ver con los aparatos o con el costo de los mismos aparatos. Estos principios están relacionados más que nada con el cuerpo, con la mente. Y es que eso es lo que busca precisamente el pilates: un equilibrio entre mente y cuerpo. Eso sí, por más amateur o principiante que resultes ser en hacer pilates, lo ideal es que lo practiques con un experto o bien bajo la guía de un video tutorial, poniendo atención especial en las posturas, ya que alguna mala posición puede causar algún malestar muscular.

Comenta con nosotros:

Síguenos

Síguenos en Facebook