Consigue ese vientre plano gracias a los pilates

¿Es necesario pasar mucho tiempo en el gimnasio para conseguir ese vientre plano? La verdad  es que depende mucho de tu metabolismo, de cómo él puede asimilar las grasas, los carbohidratos, todos esos nutrientes que tu cuerpo necesita para mantenerse fuerte, sano y en un auténtico equilibrio, tanto físico como emocional.

Por ello un buen principio será el que hagas ejercicio y nada mejor que comenzar una rutina de ejercicio con el pilates, tanto si quieres reducir esa grasa en la cintura, la cadera y los muslos, tanto si necesitas mejorar la postura física.

¿Por qué iniciar con pilates la actividad?

El método pilates consiste en tonificar los músculos, y en este sentido, el abdomen es la zona del cuerpo que más dificultad presenta al momento de disminuir la grasa. Para esos casos, nada mejor que practicar pilates, aunque eso sí, practicados de manera correcta y realizados a una rutina moderada, según tu cuerpo, se podrá aumentar la eficacia de los propios pilates.

Y si no has practicado pilates o no sabes de lo que estamos hablando pero quieres un vientre plano, no te preocupes: los pilates no necesariamente tienes que practicarlos en un gimnasio, también desde la comodidad de tu casa, con un equipo básico de colchoneta, pelota, ligas y cuerdas puedes hacer ejercicio. Aunque, eso sí primero deberás acudir a un médico para que evalúe tu ritmo cardiaco, tu condición física y determine qué tipo de ejercicio en el pilates es el que te conviene más ponerle atención.

No solo un vientre plano, sino también para recuperar esa silueta

Incluso un beneficio más de practicar pilates consiste en mejorar tu elasticidad, ya que podrás reforzar y tonificar tus músculos, de modo que si te cansas muy pronto al hacer cualquier actividad, con los pilates poco a poco podrás resistir un poco más, a la vez que paulatinamente quemarás grasa en esas incómodas llantitas y recuperarás tu silueta.

Con recuperar tu silueta nos referimos no solamente a la quema de grasa sino también a una reeducación de postura, pues los pilates permiten el que diferentes posiciones del cuerpo trabajen en conjunto, lo cual se traduce en una mejora postura, tanto para sentarse o para caminar e incluso para el simple hecho de estar parado.

Aunque debes tener en cuenta que los pilates no son una fórmula milagrosa en sí, también es necesario el que lleves una dieta equilibrada, nutritiva y sana, ello para no descompensar la energía y electrolitos que pierdes al ejercitarte.

Además está el que si haces solo en tu casa pilates, debes saber qué postura debes tomar al hacer los ejercicio, ya que una mala posición puede afectarte algún músculo. De aquí la importancia el que trabajes según tu ritmo, que no te fuerces tanto en un principio, que calientes de manera previa y que sigas un ritmo en tu respiración, ello para oxigenar tu cerebro y que puedas reaccionar de mejor manera al momento del ejercicio que tienes que hacer.

Comenta con nosotros:

Síguenos

Síguenos en Facebook